La lucha entre el Nuevo Orden y el Dios Emperador de lo Paranormal


Muchos se preguntan como fue que Alejandro Magno pudo conquistar tanto en tan poco tiempo. Algunos alegan que fue suerte, otros que era un demonio alado del mundo paranormal. Pero, hay un detalle que no se toma en cuenta.

En aquella época existían dos grandes imperios en el mundo euro-asiático: Persia y Cartago. Grecia era un poder menor y Roma aún no había florecido como nación. Poco a poco, Persia había logrado extender los dominios del dios-emperador, un firme creyente del mundo paranormal, y había llegado hasta Grecia y Egipto; prácticamente en la frontera de Cartago.

Al verse amenazados geopolíticamente, Cartago busco imponer un nuevo orden que eliminara el orden tradicional de lo místico y lo paranormal. Utilizó a Filipo II y a su hijo, Alejandro III, para que invadan Persia, proveyéndoles de los recursos necesarios para hacerlo. Cuando Alejandro se aburrió del este y decidió seguir con el oeste al lado de Hefestión, su amante eterno, los cartagineses utilizaron a un grupo de generales descontentos para asesinarlo.

Hay otra teoría sobre el motivo de su asesinato. Después que Alejandro se declaró Dios, los cartagineses vieron en él la reencarnación del Dios-Emperador Persa. Sin querer, habían terminado reemplazando un mal por otro. Aprovechando el temor latente que existía en un grupo de generales, mandaron a asesinar a su amante, Hefestión, y luego al mismo Alejandro.

Cartago logró imponer su Nuevo Orden, un concepto que no se escucho hasta muchos años después con la aparición de sectas religiosas como los templarios y grupos agnósticos como los masones. Pero la historia siempre cambia, especialmente cuando se trata de los choques culturales entre creyentes y no creyentes del mundo paranormal. Siglos después, Cartago sería arrasada por los romanos en las llamadas Guerras Púnicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *